Escoles Valencianes Associades

El blog de la xarxa PEA-UNESCO a la Comunitat Valenciana


Deixa un comentari

La Unesco consagra a Le Corbusier

La organización de la ONU declara Patrimonio Mundial 17 obras en siete países del suizo, gran maestro de la arquitectura moderna

ANATXU ZABALBEASCOA
19 JUL 2016 – 10:19 CEST

1392393244_805113_1392394474_noticia_normal

Villa Savoye en Poissy

Nada menos que 17 obras de Le Corbusier han sido declaradas hoy, domingo,Patrimonio Mundial por la Unesco en la 40ª reunión, celebrada desde el pasado 10 de julio en Estambul y que fue suspendida el sábado por el intento de golpe de Estado en Turquía. Que sean tantos edificios, en lugares tan distantes como Bélgica y Japón, que sean algunas de las obras más famosas, pero también varias de las menos conocidas las que hayan sido consideradas prototípicas de su trabajo y seminales de la nueva arquitectura sitúa al suizo a la cabeza de la modernidad. Abre también una vía de protección para la arquitectura moderna que la organización internacional que defiende la documentación y conservación del Movimiento Moderno (DOCOMOMO) lleva años reclamando con sus programas para denunciar la desprotección de ese patrimonio.

Charles Édouard Jeanneret (La Chaux-de-Fonds, Suiza, 1887- Roquebrune-Cap-Martin, Francia, 1965) —un Picasso de la arquitectura por los diversos idearios e idiomas plásticos que logró construir— ha sido resumido en 17 inmuebles clave por el comité internacional de expertos que ha firmado su candidatura. Que de Frank Lloyd Wright sólo se sopesara un par de trabajos y que del brasileño Oscar Niemeyer se contemplara sólo Pampulha, da cuenta del valor pionero que la Unesco atribuye a Le Corbusier.

Lo icónico y lo cotidiano, la densidad urbana y las nuevas técnicas constructivas, la ciudad y la cabaña, lo sagrado y lo mundano, todo cupo en la obra de este pintor hijo de un relojero suizo que, tras construir la casa de sus padres, dedicó una década de su vida a viajar por culturas ajenas a la suya. Con la digestión de ese bagaje, un singular don plástico y una enorme capacidad de riesgo se convirtió en el gran maestro de la arquitectura moderna. No ha habido nadie tan libre ni tan seguido. También es difícil dar con alguien más polémico. Sus monumentales edificios en Chandigarh (India) son una meca arquitectónica que recibe hordas de visitantes, pero en su momento fueron criticados por estar ideados de espaldas a las necesidades de la gran mayoría de los ciudadanos.

Desde que, en 1994, la Unesco constatara que debía corregir la preferencia por la arquitectura histórica, cristiana, elitista y occidental, la organización ha tratado de abrir sus puertas a otro tipo de patrimonio. De los casi ocho centenares de edificios protegidos, apenas 20 eran modernos —de Gaudí, a la Casa de Luis Barragán, en México, pasando por Brasilia—. La llegada a ese podio de las principales tipologías ideadas por Le Corbusier supone concederle el cetro de la arquitectura moderna a un arquitecto del que han aprendido, bien y mal, tantos proyectistas. Su huella excede los libros de historia. Sigue alimentando a los mejores, pero también impulsó la configuración de bloques de apartamentos que desvirtúan nuestras densas ciudades.

La candidatura de Le Corbusier había intentado sin éxito conseguir la protección de la Unesco en dos ocasiones. Sin embargo, como sucede con Picasso, ordenado cronológica o tipológicamente, su legado resume la arquitectura del siglo XX. Desde la casa que levantó para sus padres, en 1924, hasta ElCabanon, de apenas 12 metros cuadrados, en Cap Martin, junto a la que se ahogó en 1965. Entre medias: sublimes edificios religiosos —Ronchamp y La Tourette—, propuestas de convivencia urbana —L’Unité de Habitation, en Marsella, apoyado en pilotes, con jardín en la azotea y una planta de comercios internos—, o la normalidad de la casa del médico Pedro Curutchet, en La Plata, a las afueras de Buenos Aires. El reconocimiento de la Unesco sitúa por fin la modernidad a la altura del mejor gótico. Ayuda a equiparar su fuerza al poso de lo antiguo.

 


Deixa un comentari

El Colegio Lope de Vega presenta su Proyecto Educativo en el V Encuentro de Innovación

ANA LLORCA, 05/07/2016

http://lopedevega.es/nuestro-colegio/

El pasado lunes 4 de julio se celebró en el Ágora de Alcoi el V Encuentro de Innovación Educativa, un congreso organizado por la Universidad de Alicante al que asistieron más de 600 docentes de toda España para conocer de primera mano en qué caminos se está moviendo la Educación actual. Este año, la neurociencia ha tenido un papel fundamental, así como los métodos educativos que se basan en ella.

Foto grupo Lope_IMG_9176-1080x675

Foto de grupo de los participantes en la jornada

Uno de los talleres del congreso fue impartido por tres profesores del Lope de Vega, escuela asociada a la UNESCO, la Directora, Dña Áurea González, y los profesores Doña Silvia Berenguer y Don Pablo Carrión. Los organizadores del congreso, a cargo de la Universidad de Alicante, invitaron a nuestro Colegio para que impartiera un taller sobre la metodología que empleamos en en nuestras aulas. Durante dos horas, los tres ponentes explicaron qué es el Aprendizaje Basado en el Pensamiento y cómo se fusiona con el aprendizaje cooperativo a través de proyectos.

Silvia Berenguer_IMG_9177

Silvia Berenguer, profesora del Colegio Internacional Lope de Vega, impartiendo el taller

No es el primer congreso de la Universidad de Alicante al que es invitado el Colegio Lope de Vega de Benidorm para impartir un taller. Hace un mes nuestros profesores estuvieron en el 7º Congreso Internacional de Psicología y Educación en la sede de la Universidad. Como referentes en innovación educativa, el Colegio Lope de Vega va allá donde se le invita para mostrar que es posible una transformación metodológica acorde al Siglo XXI.

Áurea González_IMG_9180

Áurea González, directora del Colegio Internacional Lope de Vega, presenta el método TBL (Thinking-Based Learning)

+ INFO

http://web.ua.es/es/verano/2016/alcoi/v-encuentro-de-innovacion-educativa-neuroeducacion-aplicada-metodos-educativos.html

 


Deixa un comentari

Un treball del professor Josep Antoni Palomares ha sigut publicat per l’Acadèmia Valenciana de la Llengua

Ana Llorca, 13/07/2016
http://lopedevega.es/treball-del-professor-josep-antoni-palomares-ha-sigut-publicat-per-lacademia-valenciana-la-llengua/

josep-1080x675

El professor de valencià i coordinador UNESCO del Colegio Internacional Lope de Vega de Benidorm, Josep Antoni Palomares, ha fet un gran treball d’investigació sobre els topònims del poble de Busot, a l’Alacantí. Este treball ha sigut reconegut per l’Acadèmia Valenciana de la Llengua, que l’ha publicat després de maquetar-lo i el conserva en la biblioteca valenciana de Sant Miquel dels Reis. També hi ha creat una versió digital a la qual es pot accedir mitjançant la web de l’Acadèmia.

És el segon treball del professor Palomares que resulta publicat pel departament de Toponímia i Cartografia de l’Acadèmia Valenciana després del llibre de El Campello al 2012.

El treball arriba després d’una intensa investigació que va començar amb l’anàlisi de mapes d’origen militar sobre la zona i va continuar amb l’elaboració d’entrevistes als majors de 65 anys de la zona que coneixen els noms tradicionals de les diferents zones del poble. El resultat és una anàlisi de la localitat de Busot a un nivell de detall milimètric on es poden trobar sènies, pous, rius, pantans, séquies, cases, masos i altres punts d’importància de la localitat.

Josep Antoni és un amant de la llengua valenciana i ja està pensant en seguir recuperant topònims de pobles de la nostra província. El pròxim serà el municipi d’Aigües.

IMG_9568

image1-11


1 Comentari

¿Por qué sobra la filosofía?

Firman este artículo Fernando Savater, José Luis Pardo, Manuel Cruz, Juan Manuel Navarro Cordón, Ramón Rodríguez García y José Luis Villacañas Berlanga, todos filósofos.

El rectorado de la Complutense prepara un plan de reorganización de sus centros que supone el cierre de la facultad donde se enseña a Platón, Kant y Nietzsche. Hace falta ofrecer una explicación que no sea solo contable.

Los profesores de la Universidad Complutense de Madrid se han enterado por los periódicos del plan que el rectorado de esa institución prepara para la reorganización de sus centros. Lo esperaban con interés, porque las universidades públicas están muy necesitadas de atención, como en general todo nuestro sistema educativo. La mala noticia es que, descontando la cansina muletilla retórica de la “calidad docente e investigadora”, el plan no contiene más que números. Los números son importantes. Las facultades superiores son también centros de gestión, y la gestión es en buena medida cosa de números. Pero en cuestión de números los supuestos beneficios del proyecto no están mínimamente cuantificados (no hay memoria económica, aunque se anuncia un ahorro que no llega al 1% del presupuesto de la universidad), sino ocultos por otra muletilla, la del “dinamismo y la flexibilidad”, inconcreta e insuficiente para justificar el destrozo académico que dichos números esconden.

La finalidad de la universidad no es la gestión, sino la enseñanza y la investigación. Y en este punto no todo se puede reducir a números. Aunque en todas las facultades podamos contar personal, estudiantes, asignaturas y titulaciones, el conocimiento científico implica una diferencia cualitativa irreductible entre la economía y la termodinámica, entre el arameo y el derecho romano o entre la fonética y la química, aunque sus horas de enseñanza se cuenten en créditos y las de investigación en plazos cuantitativamente homogéneos. Y aquí es donde el plan sí tiene grandes ambiciones. Tras años de cháchara sofística acerca de la búsqueda de la excelencia en la investigación, y de su necesaria vinculación con la docencia para garantizar la calidad de esta última, el nuevo plan dibuja unas facultades y departamentos convertidos en cajones de sastre donde los profesores no se reunirán por la especificidad de sus investigaciones o por su cualificación en un área de conocimiento, sino por sedicentes “afinidades académicas” que convierten por decreto sus especialidades en “homogéneas” y que nada tienen que ver con las articulaciones teóricas del saber científico. En la enseñanza secundaria recordarán este sistema: el de las “asignaturas afines”, que obliga a un profesor de Latín a explicar Ética o a uno de Geografía a impartir Historia del Arte. Porque en realidad se trata de convertir las universidades en centros de enseñanza secundaria y de someterlas al proceso de degradación profesional que se ha llevado a cabo en este sector, a fuerza de descualificar los perfiles académicos de las titulaciones, los docentes y los estudiantes, quienes después de todo tendrán que incorporarse a un mercado laboral que considera la cualificación científica y la formación humanística como un obstáculo para la empleabilidad.

Así que no es extraño que una de las principales propuestas de este plan sea la desaparición de la Facultad de Filosofía, una materia que ya desde hace años sufre el acoso de las autoridades educativas del país, que prácticamente la han desterrado de la enseñanza secundaria, principal destino profesional de los graduados en las Facultades de Filosofía. También en este caso se aducen números. Unos números muy poco convincentes, porque no es en absoluto cierto que la Facultad de Filosofía de la UCM haya perdido alumnos en los últimos 10 años, y porque algunos de esos números son muy parecidos a los de otras facultades que sin embargo se salvarán de esta poda, pero que en cualquier caso no dejan de ser solamente números. Desde luego, la Filosofía no es más importante que la Geología, la Odontología o el Turismo (otros de los estudios que pierden también su autonomía según este plan); puede que lo sea mucho menos en determinados aspectos, pero no vale escudarse solamente en los números para hacerla desaparecer como en un espectáculo de prestidigitación. Hay que tener al menos la valentía de dar una explicación que no sea solamente contable y ofrecer algún argumento acerca de por qué se ha decidido marginar del sistema educativo español estos estudios, aducir, en fin, alguna razón académica para la clausura de una facultad que, aunque no pueda competir en tamaño con la de Ciencias Económicas y Empresariales, es un centro de referencia internacional de la producción de filosofía en una lengua con 500 millones de hablantes. Puede que haya motivos de peso para considerar que la filosofía es un estorbo grave para el “dinamismo y la flexibilidad” que repiten como un mantra quienes diseñan estos planes, pero si no se explicitan esos motivos terminaremos pensando que la molestia que les produce una facultad tan pequeña e insignificante obedece a razones públicamente inconfesables.

De acuerdo con el proyecto que hemos conocido, Filosofía se convertiría en un departamento de una Facultad de Filología ampliada. Lo cual resulta, desde el punto de vista académico, una propuesta enteramente arbitraria: ¿por qué la filosofía es más afín a la lingüística que a la matemática, a la historia o a la sociología, más aún cuando la Facultad de Filosofía de la UCM imparte actualmente un doble grado con la Facultad de Derecho y otro con la de Ciencias Políticas? No se puede esgrimir como precedente la gloriosa Facultad de Filosofía y Letras de la Segunda República, que integraba en una común cultura humanística especialidades hoy metódicamente muy separadas, y a la vez mantener la escisión completa de la no menos vieja y gloriosa Facultad de Ciencias de la UCM, que se disolvió en especialidades cuya autonomía de facultades independientes el mencionado plan deja intacta, sin que sepamos por qué, aunque se pueda sospechar el interés particular que obra en el trasfondo. Mientras las supuestas ganancias no se cuantifican ni se concretan, las pérdidas son ya muy claras: de acuerdo con los vientos dominantes, un departamento minoritario de Filosofía en el seno de una facultad ajena carecerá de toda posibilidad de planificación propia, de acceso a los recursos necesarios y de esa visibilidad pública que una materia amenazada requiere para su simple supervivencia. El nuevo plan es para la filosofía, a la que solo en la universidad le dejan ya un lugar, un golpe letal.

Es cierto que, como se insiste desde el rectorado, se trata únicamente de un borrador que ha de someterse a debate y discusión. Esperemos, por tanto, que llegado ese momento podamos todos argumentar y tengamos la obligación de hacerlo no solamente con razones cuantitativas sino también con conciencia de la responsabilidad que la universidad pública tiene en el sistema educativo de un país democrático. De este sentido de la institución ha hecho gala siempre el actual rector de la Universidad Complutense, a él apelamos hoy.


Deixa un comentari

Diles qué quieres aprender

Dilesquequieresaprender

http://www.dilesquequieresaprender.org

 

La UNESCO invita a jóvenes de América Latina y el Caribe a diseñar la educación hacia el 2030

  • Si tienes entre 15 y 25 años ayúdanos a construir un cambio para la educación.Responde la consulta vía internet que está abierta hasta el 14 de julio de 2016.

Expresar su parecer sobre los aprendizajes que consideran relevantes y pertinentes para repensar y rediseñar la educación del futuro es la invitación que la UNESCO y otras organizaciones de América Latina y el Caribe realizan a la juventud de la región a través de la consulta virtual “Diles qué quieres aprender”.

El llamado se dirige a jóvenes de entre 15 y 25 años quienes tendrán la oportunidad de hacer llegar sus ideas a ministros y ministras de educación de la región respecto a qué es lo que quieren aprender y cómo quieren hacerlo para cumplir sus sueños, cambiar su entorno y construir un mundo mejor.

La consulta es convocada por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) y cuenta con su secretaría técnica en la Fundación Chile. La plataforma para recibir las opiniones estará abierta hasta el 14 de julio de 2016 en el sitio web www.dilesquequieresaprender.org

+ INFO

http://www.unesco.org/new/es/santiago/press-room/news-archive/Diles-que-quieres-aprender

 


Deixa un comentari

Les alumnes Irene Aracil i Tamar Priego obtenen el títol de grau professional de música

L’Orquestra i Cor del Conservatori Professional de Música “Juan Cantó” d’Alcoi va oferir el dissabte 25 de juny un concert fi de curs al Teatre Calderon d’Alcoi.

Dirigida pel director del centre, Gregorio Casasempere, l’orquestra va interpretar a la primera part del concert Serenata nocturna K 239 de Mozart, Intermezzo nº 2 de Kalinikov, Andante Cantabile de Txaivokski i Gesangs-Scene op. 278 de Popp, actuant com a solista de cello en les peces de Txaikovski i Popp Ausiàs Gisbert Espejo,  ex-alumne de l’IES Andreu Sempere.

A la segona part del concert l’Orquestra del Conservatori va interpretar Danses populars romaneses de Béla Bartók i, ja amb la participació del Cor del Conservatori preparat per Mª Carmen Sancho, Juan Carlos Sempere i Joan Gadea, la coneguda peça de Ketelbey En un mercat persa a més de Jerusalem de Parry i la Cantate de Félicitation de Ippolitov Ivanov.

Durant el descans els professors i l’AMPA del conservatori van reconèixer l’esforç de l’alumnat del centre que finalitzava els seus estudis professionals, com va ser el cas de les alumnes de l’IES Andreu Sempere Irene Aracil i Tamar Priego, que ja tenen el títol de grau professional de música en  les especialitats de clarinet i piano respectivament.

+ INFO:

http://pagina66.com/not/106921/musica-para-finalizar-el-curso-del-conservatorio/

Segueix

Get every new post delivered to your Inbox.